MISIONERA GUADALUPANA HASTA LA ETERNIDAD

¡Sólo Dios!

HNA. TERESA SALDIVAR OLMOS

“Yo soy la Resurrección y la vida, el que cree en mí, aunque muera, vivirá” (Jn 11, 25)

El Instituto de Misioneras Guadalupanas, agradece con dolor y  esperanza en la Resurrección, la vocación de la hermana Tere Saldivar porque perseveró hasta el final de su llamado, como Misionera Guadalupana.

Fue originaria de Tlachichila, Zacatecas. Nació el 13 de febrero de 1939. Sus padres, la Sra. Amalia Olmos Ruíz y el Sr. Longinos Saldivar, se han encontrado con ella en la vida eterna.

Respondió al llamado que el Señor Jesús le hizo para seguirle en la Vida Religiosa el 12 de septiembre de 1956, emitió sus primeros votos el 12 de octubre de 1958, recibiendo el nombre de Francisca Teresa del Niño Jesús. Emitió su profesión perpetua el 22 de julio de 1968.

Llevó el Evangelio al estilo de Madre Santa de Guadalupe a los niños, de manera concreta en los colegios de:

Atemajac de Brizuela Jalisco, Zacoalco de Torres, Jalisco, Ciudad Juárez Chihuahua, Trancoso Zacatecas, Apozol Zacatecas, Momax Zacatecas, Tepeji del Río Hidalgo, Puente Grande Jalisco, Santa Fe Jalisco, Briseñas Michoacán, Sicuicho Michoacán, Monterrey Nuevo León, Pijijiapan Chiapas y actualmente en la comunidad Niña Obrera. Entregó su vida al creador en la Comunidad Tercer Centenario Ciudad Juárez, lugar donde se ofreció voluntariamente a formar comunidad en ese colegio de manera temporal.

La madre Tere como fue conocida, fue una hermana, silenciosa, prudente, piadosa, humilde, sencilla disponible, obediente, responsable, con gran espíritu de servicio.

Fiel a su vocación recibió la corona de la gloria el día 22 de diciembre de 2020.

Como una Gran Misionera Guadalupana que fue, hasta la eternidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario