Nuestro fundador

Hombre de Dios para los demás

El padre Manuel Escanes y Torres nació el 18 de febrero de 1879 en Guadalajara, Jalisco, México. Sus padres fueron el Sr. Manuel Escanes y la Sra. Francisca Torres.

Se desarrolló en una familia Cristiana y de buenas costumbres, desde niño sintió el llamado de Dios y al tener su primer encuentro en la comunión decidió que Cristo sería el centro de su vida.

A la edad de 13 años ingresó al Seminario Conciliar de Guadalajara, Jalisco, destacándose por su obediencia, respeto, piedad, bondad de corazón, por una exquisita caridad y gran amor y devoción a la Sma. Virgen María a quien llamaba Madre Santa.

Durante su ministerio como sacerdote sembró la semilla del Evangelio con su amor especial a los pobres a ejemplo de Cristo "Lo que hagas a uno de estos pequeños a mí me lo hiciste" (Mt 25,44).

Es llamado a la casa del Padre después de cumplir su misión en este mundo el día 12 de octubre de 1940, dejándonos como herencia espiritual la contemplación de la Encarnación de Cristo en sus diferentes fases: en el Hermano, ya que siempre meditó en grado máximo el siguiente versículo: "El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros" (Jn 1,14).

Sus restos mortales fueron trasladados de la antigua Basílica del Tepeyac en la Ciudad de Guadalajara a la Casa General ubicada en la calle Justo Sierra 2058 el día 28 de julio del 2001.