Nuestra espiritualidad

Nuestra espiritualidad consiste en la contemplación del Anonadamiento de Cristo y la ternura de Santa María Guadalupe.

 

Esta contemplación esta centrada:

  1. Participación consciente y activa de la celebración Eucarística.
  2. En el Verbo encarnado que habita entre nosotros.
  3. En Cristo que por amor muere en la cruz para redimirnos.
  4. Se encierra en el alimento eucarístico que nos da vida eterna.
  5. Se oculta misteriosamente en las necesidades del hermano.

Los medios que ayudan a vivir nuestra espirialidad son:

  1. La unión íntima con Dios en la oración constante.
  2. La meditación continúa de la Palabra.
  3. La participación consciente y activa de la liturgia.
  4. La frecuencia en el Sacramento de la Confesión.
  5. La devoción y el amor a nuestra Madre Santa de Guadalupe.